Consola Raspberry Pi | Accesorios y guía para hacer una consola retro

Muchas de las consolas retro y máquinas arcade que actualmente existen, tienen en su corazón una placa Raspberry Pi.


Desde su comercialización oficial en 2012, la popularidad de la placa Raspberry no ha hecho más que aumentar gracias a su gran versatilidad para crear proyectos caseros. En esta sección descubrirás las enormes posibilidades que ofrece este ordenador de bolsillo que ya ha conquistado a millones de jugadores en todo el mundo, especialmente a los aficionados del “retro gaming”.

 

Si quieres saber cómo crear tu propia consola Raspberry retro y qué materiales necesitas para ello, sigue leyendo 👇🏻

¿Qué es Raspberry Pi y para qué sirve?

Raspberry Pi es un mini ordenador de bajo coste y dimensiones muy reducidas (varía según diseño) que cabe en la palma de la mano. A pesar de su tamaño, se le puede conectar una pantalla, un teclado y un ratón para interactuar con él, al igual que hacemos con cualquier otra computadora.

 

La Fundación Raspberry Pi creó la primera placa en 2009 para animar a los niños a aprender informática en las escuelas, dada su facilidad y posibilidades de uso. Desde entonces, los distintos modelos de placas se destinan a muy diversos proyectos de electrónica, como pueden ser un media center, una estación metereológica o una consola retro, entre otros.

¿Cómo funciona una Raspberry Pi?

Básicamente, estas mini placas se componen de los mismos elementos que un ordenador, así que opera de igual modo. Tiene un SoC de arquitectura ARM y se acompaña de un módulo de memoria RAM. La versión más nueva, Raspberry Pi 4, incluye una tarjeta WiFi + Bluetooth, un conector de alimentación tipo USB-C y dos conectores MIPI, uno para pantalla display y otro para una cámara.

 

Todos los modelos cuentan con un lector de tarjetas donde se instala el sistema operativo y varios puertos USB. También suelen disponer de muchos conectores GPIO para permitir el desarrollo una gran variedad de proyectos decorados con increíbles acabados.

Modelos y características de las placas Raspberry Pi

Dentro de las distintas placas Raspberry Pi que han ido apareciendo en el mercado, existen modelos que se diferencian en pequeños aspectos tanto físicos como técnicos, e incluyen algunas mejoras. Los más recomendados para proyectos de uso doméstico son:

 

  • Modelos Pi B: Estas placas incluyen puertos Ethernet y puertos USB. Existen las variantes B+ que aportan actualizaciones menores. Las versiones más modernas agregan conectividad WiFi y Bluetooth.
  • Modelos Pi A: Más compactas que las Model B y con un aspecto más cuadrado. Son versiones más sencillas y con limitaciones en conectividad, pues estas placas suelen venir con un solo puerto USB y sin puerto Ethernet, por eso también son más económicas. Las versiones más modernas (A+) también agregan conectividad WiFi y Bluetooth.
  • Modelos Pi Zero: Formato super reducido y rectangular cuyo consumo energético es mínimo. Todos los modelos disponen de puertos micro USB y micro HDMI además de conectividad WiFi y Bluetooth. Son las más baratas, costando menos de 20€.

¿Cuál es la mejor placa para crear una consola Raspberry?

Debido a que las placas Raspberry Pi son capaces de llevar a cabo la mayoría de tareas típicas de un ordenador, como navegar por internet, reproducir videos en alta resolución o manipular documentos de ofimática, obviamente también pueden reproducir pequeños videojuegos, emuladores y ROMs de juegos clásicos.


A partir de los modelos
Raspberry Pi 3 Model B en adelantese logra ejecutar suits de emulación como RetroPie o Recalbox con un rendimiento más que óptimo. Los puertos incluidos permiten trabajar con ellas cómodamente y se les puede conectar una pantalla y una pareja de mandos sin problema alguno.

Materiales para crear una consola Raspberry

No se necesitan demasiados conocimientos en informática ni un gran desembolso económico para crear un proyecto que nos permita jugar a juegos retro con una Raspberry Pi. Los aficionados al retro gaming suelen adquirir este dispositivo para construir una consola Raspberry retro, de sobremesa o portátil, para emular videojuegos de múltiples plataformas clásicas como Nintendo 64, Nintendo NES, Super Nintendo, Game Boy, Mega Drive, PlayStation, PSP, o de máquinas arcade recreativas.


En apenas una hora puedes tener tu propia consola Raspberry lista, siempre y cuando tengas los materiales necesarios. Los esenciales son: Una placa Raspberry Pi, una tarjeta de almacenamiento, una fuente de alimentación, un cable de conexión, una carcasa y un mando. A continuación encontrarás una serie de recomendaciones para cada uno de ellos:

Placa Raspberry Pi

Es lo más importante. La placa será el elemento sobre el cual girarán los demás componentes y hará las funciones de procesador para emular plataformas y reproducir juegos. Para una consola retro de sobremesa, el modelo Raspberry Pi 3 o 3+ será suficiente.

Tarjeta MicroSD

Raspberry Pi es un pequeño ordenador y, como tal, requiere de un sistema de almacenamiento donde instalar el sistema operativo, los emuladores y los juegos (ROMs). Por dimensiones, lo ideal es una tarjeta MicroSD y cuanto mayor sea la capacidad y velocidad de la misma, más juegos podremos tener y a mayor rendimiento. Entre 32 GB y 128 GB estará bien.

Fuente de alimentación

Una consola Raspberry de sobremesa requerirá de una fuente de alimentación, pues es la encargada de suministrar la energía a la placa para que funcione. Debe disponer de salida MicroUSB de mínimo 5,1V y 2500 mAh. Si bien la placa no cuenta con un botón de encendido/apagado y depende de la conexión/desconexión de la fuente, las hay con un interruptor inteligente incluido. También podemos usar el sistema de apagado que tienen algunas suits de emulación, como Retropie.

Cable HDMI

Para una consola Raspberry de sobremesa, necesitarás un cable HDMI para poder conectarla a un monitor o televisor. Si lo prefieres, la placa también dispone de una salida RCA para pantallas con salida audio/video convencional. Seguro que te sobra alguno por casa, así que no es necesario que te lo recomiende, pero como en todo, cuanta más calidad tenga, mejor.

Carcasa para consola Raspberry

Además de representar un valor decorativo y estético, las carcasas son esenciales para proteger la estructura de golpes, polvo, partículas y humedad. Hay muchos diseños que imitan a consolas tan conocidas como las de Nintendo y SEGA, y otros más simples (también más económicos). En cualquier caso, apostar por una carcasa compatible con la placa y de calidad es lo importante, pues habitualmente incluyen ventiladores y disipadores de calor para mantener el sistema refrigerado.

Mando o arcade stick compatible con Raspberry

Para disfrutar de una experiencia genuinamente retro, será importante elegir un controlador (USB o Bluetooth) que permita ejecutar movimientos precisos y variados. El mando de SNES, por ejemplo, es una opción buena y barata para los juegos clásicos, ya que dispone de cuatro botones de juego y dos de gestión. También es posible acoplar un stick arcade, siempre que este sea compatible. 

Estos son los materiales principales para construir tu propia consola retro Raspberry. Ahora llega el momento de reunirlos todos para montarla y darle el aspecto definitivo para que, además de potente y bonita, sea funcional y pueda rendir correctamente.

Cómo montar una consola Raspberry

Una vez con todos los componentes, montarlos es muy sencillo. Simplemente tienes que:

 

  1. Colocar los disipadores de calor en los chips de la placa
  2. Ensamblar la Raspberry a la carcasa junto al ventilador incluido
  3. Conectar la caja a la corriente mediante la fuente de alimentación
  4. Conectar la caja a una pantalla mediante el cable HDMI
  5. Introducir la tarjeta MicroSD

¡Un momento! ¿Y qué debe contener la tarjeta MicroSD?

Sistema operativo, emuladores y ROMs

Hay decenas de emuladores para Raspberry, sin embargo, las suits de emulación son muy apreciadas al tratarse de paquetes muy completos. Destacan sobre todo dos: RetroPie y Recalbox. Ambas son muy parecidas, incluso visualmente. RetroPie tiene un mayor recorrido y, por lo tanto, su comunidad es más grande. Esto se traduce en más opciones de configuración y mayor apoyo general. Recalbox está dirigida a usuarios menos avanzados y que, además de jugar, deseen disponer de un media center como Kodi.

 

Elijas la que elijas, la instalación será prácticamente la misma. Aquí un ejemplo de los pasos a seguir con RetroPie:

 

  1. Descarga el archivo IMG de la última versión estable de RetroPie desde su web oficial
  2. Descarga el programa Etcher a tu ordenador para instalar el archivo IMG en la Raspberry
  3. Inicia Etcher en el PC, selecciona la MicroSD y el archivo IMG, y empezará a instalarse RetroPie
  4. Cuando termine el proceso, coloca la tarjeta en tu Raspberry, enciéndela y sigue las instrucciones de configuración
  5. A partir de este momento, la Raspberry estará conectada en red con los emuladores del S.O y tendrás acceso a él desde Windows: Redes > RetroPie y ya podrás añadir los juegos (ROMs) que quieras, temas personalizados para la interfaz, etc.
Consola Raspberry RetroPie
Consola Raspberry RetroPie

Comprar un kit de consola Raspberry ya preparado

Montar una consola Raspberry es menos costoso y laborioso de lo que parece. Pero si no quieres tener que lidiar con la compra de los materiales, el montaje y la configuración del sistema, tu mejor opción (aunque evidentemente más cara) es comprar un kit de consola retro Raspberry. Hay muchas tiendas que venden las consolas ya montadas o el pack con todo lo necesario. Incluso si ya tienes una, se pueden comprar tarjetas MicroSD con todo ya montado para introducir y listo. Aquí unas recomendaciones finales:

¿Es legal el uso de juegos retro con emuladores y ROMs? Si tienes dudas sobre este tema, visita este artículo

Deja un comentario

SOBRE EL TRATAMIENTO DE DATOS:

  • Finalidad: que el propietario de la web pueda moderar y responder comentarios de usuarios
  • Legitimación: tu consentimiento expreso
  • Destinatarios: no se ceden datos a terceros
  • Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento de tus datos enviando un correo a info@pasionretro.com